sábado, 16 de febrero de 2008

CASO LO QUE NUNCA LLEGO I

video

LO QUE NUNCA LLEGO

El teléfono sonó, el reloj marcaba las 10:45 pm; era el Doctor Papagayo, Director de la Clínica y médico tratante de Juan, quien anunciaba que había un donante de riñón para Juan, quien había esperado por 18 meses este gran noticia. Juana, su esposa tomó los datos y apresuró a Juan, para llegar pronto a la clínica “Los Sanitos”, famosa por los varios transplantes realizados, todos con resultados exitosos.

Terminado el procedimiento quirúrgico, el médico indicó a la enfermera Rosa los medicamentos que debían ser suministrados a Juan durante los próximos 60 días para garantizar el éxito del transplante y la supervivencia del paciente. La enfermera rápidamente realizó el pedido a la bodega de medicamentos.

Dos horas después a la cirugía Juan debía iniciar el tratamiento, llegó un paquete de medicamentos pero la enfermera se encontró que el SIMULECT no estaba, éste nunca llegó. La enfermera inmediatamente se fue hasta la bodega y preguntó por el SIMULECT, informándole el Auxiliar que el medicamento estaba agotado.

Mientras tanto Juan estaba muriendo. Los funcionarios de la clínica buscaron el medicamento con el laboratorio y con varios distribuidores, pero en todos se encontraron que éste tenía un tiempo de entrega de 10 días, y no existía otro medicamento que lo reemplazará.

Después de un día sin suministrarle el medicamento, Juan finalmente murió y los doctores no supieron cómo explicarle a Juana lo sucedido. Ella, una mujer de 45 años, quedaba como única responsable de la familia compuesta por 3 hijos, todos menores de edad y en la cual su única fuente de ingresos era dada por el trabajo de su esposo.

-Juana: Doctor no me diga eso... ahora que voy a hacer.. que pasó? Si la cirugía salió bien...
-
-Doctor Papagayo: doña Juana, lo siento mucho, la verdad fue que el organismo de Juan no resistió la Cirugía.

El doctor Papagayo quien realizó el estudio del caso de Juan, consternado con la noticia, se dirigió a hablar con Pepito Perez, el Jefe de Suministros de la clínica.

-Doctor papagayo: Hombre, cuénteme por qué no contábamos con este medicamento. Vos sabés que nunca nos puede faltar ese tipo de drogas… por eso se nos fue el paciente. Ahora no podemos salir con un chorro de babas… mire a ver cómo explica toda esta pelotera. Lo que se viene no es nada fácil.

-Pepito Perez: Sí claro, no te preocupes, ahora mismo hablo con Inés y Pablo, que son los directos responsables de las existencias de los medicamentos.

Pepito un poco desconcertado por el comentario, llamó al planeador y al jefe de inventarios. Pablo e Inés, se presentaron en la oficina de Pepito, quien trataba de buscar en el Sistema de información la orden de compra que se encontraba pendiente en el sistema, pero éste no sabia como funcionaba el programa.

–Le ayudo Jefe? Preguntó Inés irrumpiendo en la oficina.

–No, no, solo siéntense… contestó Pepito.

–Pepito: Quiero saber qué pasó, por qué no contábamos con SIMULECT en inventario. Todos se miraron....

–Solo Inés respondió: La respuesta es simple, dijo. No tenemos SIMULECT en inventario porque no hubo orden de compra. De hecho hace cuatro meses estamos esperando ese medicamento y otros suministros en la bodega central. Me extraña jefe, porque ya le había contado…

–Pepito: bueno, bueno… Pablo, qué pasó, no se supone que planeación le envía a compras las necesidades? No entiendo…

–Pablo: Pero Jefe cada mes se envían las necesidades de compra, según el tipo de medicamento y eso… yo envie las requisiciones y allí esta pedido ese medicamento, tengo los e-mails guardados. Eso no es culpa mía.

–Pepito: No se como van a hacer, pero quiero una solución, revisen lo sucedido y me cuentan pero Urgente.

Terminada la reunión, Pepito habló con Inés:

–Pepito: Qué está pasando? Hasta hace tres meses usted era una excelente trabajadora y ahora no se puede confiar en usted. No se olvide que tenemos una responsabilidad muy grande, porque trabajamos con seres humanos y no nos podemos equivocar.

–Inés replicó: Jefe, yo hago mi trabajo lo mejor que puedo, pero no es mi culpa si no hay un medicamento. Eso es culpa de Compras, pues las órdenes están congeladas por errores y hay muchas cosas que faltan… pero creo que ni usted ni el Comprador lo quieren ver.

–Pepito: A Carlos no lo meta en esto Inés, él es una persona muy bien preparada. Así que dejemos de perder el tiempo y mejor vaya a trabajar! Para que no vuelvan a ocurrir cosas como esta!

Durante el acostumbrado almuerzo, Pepito habló con Carlos y el tema central fue la muerte de Juan.

–Carlos, cómo explicamos la falta de SIMULECT? eso me tiene preocupado. Yo creo que Inés está descuidando mucho su cargo… o será Pablo?

–Carlos respondió –no ni idea, la verdad yo he estado muy ocupado con otros asuntos. Además yo me limito a hacer las órdenes de compra y de ahí en adelante no sé nada más.

–Pepito suspiró – de todas maneras ya les pedí me aclararan el asunto. Esperemos a ver qué pasa. Ve y supiste que ganó el América por goleada??....

...Mientras tanto... Inés, preocupada, habló con Pablo.

–amigo, hace rato te he pasado informes de lo que me hace falta en la bodega, mire sus e-mails, has realizado los pedidos a tiempo?

–Sí amiga, claro, yo no me he pasado por alto nada, estoy seguro, pero por lo que veo en el sistema, la orden de compra nunca ha sido puesta… y tenemos varias atrasadas. No sé, parece que Carlos no está haciendo bien su trabajo, se ha dedicado todo el tiempo a revisar lo que hacen los demás y no hace lo que le corresponde. Puede ser muy preparado, con muchos postgrados encima, pero el tipo no tiene idea de cómo hacer lo que le toca.


–Sí, sí, eso ya lo sabía, pero el jefe no lo quiere ver… ya ves que son tan amigos. Pero nosotros somos los perjudicados, tenemos que buscar todas las pruebas para demostrar que hemos hecho todo bien, para demostrar que la falla está en él. Imprima todos los e-mails y requisiciones y los llevamos al consultorio del doctor Papagayo, a ver si éste nos cree.

–Listo, veámonos en 15 minutos en el consultorio.


Llegan Inés y Pablo al Consultorio del Dr. Papagayo.

–Lupita, necesitamos hablar urgente con el Dr Papagayo.

–sí claro, asunto personal o laboral?


–Laboral.

–bueno, mmm, el próximo martes a las 10.30am está bien?


–No, no, es urgente! tiene que ser hoy. Es sobre el paciente que murió luego del transplante.

–ah, ok, déjame le pregunto.


Minutos después...

–Inés, Pablo, que sigan.

–gracias amiga!

–Inés y Pablo, sigan…

–Doctor, buenas tardes. Respondieron en coro.

–Cuéntenme, en qué los puedo ayudar. Pero sean breves porque tengo reunión con los cirujanos en media hora.

–Bueno Doctor, venimos a aclararle lo sucedido con el medicamento que nunca llegó, el SIMULECT que necesitaba el señor Juan después del transplante de hígado. Aquí están las pruebas impresas de los pedidos realizados por bodega y planeación a Carlos, el de compras, así como muchos e-mails avisándole que los medicamentos no habían llegado.

–Muchachos, yo tenía entendido que ustedes eran los responsables de las existencias de medicamentos.

–Sì, claro, contestó Pablo, nosotros hacemos el requerimiento y controlamos las existencias una vez éstos llegan a la bodega, pero existe una responsabilidad intermedia que es la de compras, que es la encargada de hacer las negociaciones con los proveedores y garantizarnos que los medicamentos van a llegar y claro, no puede fallar.

–ya veo, muéstrenme ese montón de papeles… ustedes conocen muy bien a Carlos?

–No Doctor, realmente él está aquí por Pepito. Solo sabemos que tiene más títulos que un periódico.

Sorprendido con lo que vio en los papeles, El Doctor Papagayo tomó el teléfono y le dijo a Lupita: por favor cancele la junta de cirujanos, y llame urgente a Rebeca, la Jefe de Recursos Humanos.

Buenas –dijo Rebeca- cuando entró a la oficina. Me llamó Doctor?

–Sì, por favor siéntese. Me puede contar cómo fue el proceso de Selección y Capacitación del Señor Carlos, que trabaja en compras?

–ah, ok, Doctor se acuerda de Topacio? que trabajaba en compras? bueno, ella renunció hace seis meses porque su esposo fue trasladado a Venezuela. Esto fue algo imprevisto y tuvimos que realizar un proceso de selección rápido, debido a la importancia del cargo y a que el personal del área no alcanzaría a cubrir todo ese trabajo. Teníamos varios aspirantes, pero por recomendación de Pepito, se decidió contratar a Carlos, pues al parecer los une una gran amistad y se conocen muy bien. Además está muy bien preparado, es administrador de negocios, tiene un postgrado en finanzas y otro en mercadeo, habla tres idiomas y ha realizado múltiples seminarios de actualización. Su perfil no coincidía con lo que necesitábamos, pero debido a la urgencia y a su recomendación, decidimos contratarlo. Yo estaba indecisa, pues su experiencia era en otro tipo de áreas. En su último cargo se desempeñó como director regional de ventas en una multinacional y se retiró de allí porque tuvo conflictos de intereses con sus subordinados.

–Bueno, pero se le hicieron las pruebas necesarias de admisión?

–No, nada de eso, Carlos entró directamente a trabajar, pues no aceptó que se le practicaran las pruebas, es más ni siquiera quiso recibir la capacitación del cargo. Él dice conocer muy bien todo el proceso y nos tranquilizó cuando dijo que se apoyaría en Pepito para todo. A qué se debe toda esta preguntadera?

–Es que hemos tenido algunos problemas con lo que se supone debería hacer este señor. Respondió el Doctor Papagayo. Eso es todo. Muchas gracias por la información. Por favor Inés y Pablo necesito terminar de hablar con ustedes.

Rebeca se retira.

Nuevamente el Doctor Papagayo tomó el teléfono y pidió a la señorita Lupita llamar a Pepito urgente!.

Pepito se presentó en la oficina y se sorprendió al ver a Inés y Pablo sentados en la sala de juntas.

-Dr. Papagayo: Pepito, estamos tratando una situación muy delicada. Es sobre el medicamento que nunca llegó. Sus muchachos vinieron a buscarme, parece que usted no ha querido ver toda esta evidencia… y estamos tratando de aclarar lo ocurrido.

-Cuál evidencia? para mí todo es muy claro, ellos son los responsables de esto.

-Sé que usted tiene una buena relación con todos sus subordinados, pero está seguro de conocerlos bien? y conocer su trabajo? sus responsabilidades? lo digo por Carlos, el encargado de comprar los medicamentos.

-Carlos? es un excelente trabajador, siempre está ocupado y es una persona muy bien preparada. No tengo quejas de él.

-Estás enterado de lo que ocurrió en la auditoria interna que le hicieron al proceso de compras hace dos meses?

-A qué se refiere?

-Parece que no sabes nada de eso, por favor Inés, nos cuentas la historia?

-Inés: Sí claro, Doctor. Hace dos meses, iniciamos el ciclo de auditorias internas, para el proceso de revisión de ISO9001:2000, el proceso de compras le correspondió auditarlo a Alameda, ella encontró varias inconsistencias en el proceso, inclusive encontró la caja menor con un faltante de $200.000; pero lo más raro de todo fue que cuando estaban en el arqueo, Carlos desapareció con la excusa de sacar la plata de la caja fuerte y el guardia de seguridad afirmó verlo correr hacia el cajero, atropellando varias enfermeras a su paso.

-Pero en el informe que me llevó Carlos y que firmé, no encontré ninguna no conformidad, es más ni siquiera una observación. Pero para salir de dudas, llamemos a Alameda, ella nos saca de todas las dudas.

Alameda era una joven de 28 años, tímida, pero segura a la hora de hacer una auditoria y no le temblaba la mano para poner no conformidades. Ella respondió al llamado hecho por Pepito y llevó todos los últimos informes de auditorias realizadas.

-Aquí estoy, irrumpió Alameda. Traje todos los documentos levantados el día de la auditoria al proceso de compras. Empezaré por decirles que el Señor Pepito aun no ha firmado el acta.

-cómo así? Yo ya le firmé eso a Carlos. Pero él salió bien librado…


-No don Pepito, la cosa no es así. Aquí está la copia que debió entregarme firmada.

Todos se detuvieron a ver la hoja que Alameda colocó sobre la mesa. En ella estaban consignadas varias no conformidades, un par de observaciones y oportunidades de mejora.

-Bueno, después de mirar todo esto, creo que todos hemos cambiado de opinión sobre Carlos, cierto Pepito?

-Pepito desconcertado, no supo que contestar.

Finalmente el doctor Papagayo pidió un informe detallado de las órdenes de compra incumplidas y dio un plazo de 10 días para reorganizar el área y cubrir todas las faltantes.



Y ahora que vamos a hacer con la esposa del paciente Juan?








PERSONAJES

Dr. Papagayo: Director de la Clínica y Médico tratante
Juan: paciente para transplante de Riñon.
Juana: esposa de Juan el paciente
Rosa: la enfermera responsable de suministrar los medicamentos
Pepito Perez: Jefe de Suministros
Pablo: planeador
Ines: Jefe de Inventarios
Carlos: Comprador
Rebeca: Jefe de Recursos Humanos
Topacio: Ex-compradora que se retiro.
Alameda: auditora interna